Salvar un sistema que puede hundirnos

Decir que el capitalismo debe ser reemplazado no te hace un comunista. Los “sumonistas” son realistas y humanistas. Entienden que el capitalismo es simplemente demasiado destructivo para subsistir.

Ahora debería quedar claro que el dinero sólo puede proporcionar un alivio temporal a las crisis financieras y otras crisis.

Se están invirtiendo miles de millones para apoyar el sistema capitalista. Sin embargo, si los cimientos sobre los que se construye permanecen inalterados, toda la construcción está condenada a colapsar en el futuro.

¿Estos miles de millones van a hacer que el sistema mejore de nuevo? ¿No está equivocada esta idea de que vaya a mejorar el sistema?

¿Construir riqueza material mientras se hace sentir a la gente como perdida? ¿Producir y consumir más y más mientras se presiona tanto a la Naturaleza que ya no puede soportarlo? ¿Poner a la gente bajo demasiada presión insana en nombre de la competitividad y la riqueza material? ¿Hacer que la gente viva una vida que vaya demasiado rápido para que la disfruten de verdad y plenamente? ¿Hacer que la gente se preocupe demasiado por llegar a fin de mes?

¿Dejando muy poco tiempo para que la gente construya y se beneficie de relaciones sólidas y profundas? ¿Hacer que vivan una vida superficial porque siempre tienen prisa por encontrar más dinero y riqueza material?

Sentirse excluido y abandonado

Prácticamente todos los países del mundo han abrazado al capitalismo. ¿Deberíamos brindar por ese éxito? Ya debería estar claro que un brindis por este éxito sería un signo de mal gusto. El capitalismo ha hecho que demasiadas personas se queden atrás o sean víctimas de la violencia.

Demasiada gente y empresas hacen cualquier cosa para ganar mucho dinero o conseguir grandes beneficios. Hacer dinero está bien, así como hacer ganancias está bien. Pero la forma en que se hace esto es a menudo inaceptable y contraria a los principios de la humanidad.

La producción de productos de mala calidad que dañan a las personas y a la Naturaleza es violencia. Aprovechar una posición de monopolio para imponer precios altos a los consumidores es violencia. Hacer la guerra para defender un sistema que daña a la gente y a la Naturaleza es violencia.

La pobreza es violencia. La causa principal es el funcionamiento desequilibrado del actual sistema político y socioeconómico.

Muchos suponen que el capitalismo todavía es capaz de resolver todos los problemas y la pobreza que sufre casi la mitad de la población mundial. Pero, ¿los miles de millones invertidos hoy les beneficiarán realmente? ¿Por qué la mayoría de los países desarrollados no gastan ni siquiera el 0,7% de su producto interno bruto en ayuda al desarrollo para contribuir a resolver la pobreza y otros problemas de los países pobres?

¿Por qué muchos países siguen gastando un alto porcentaje de su PIB en armas de destrucción? ¿Por qué la educación sigue enseñando a los niños – el mayor capital que tenemos – a ser lo más competitivos posible mientras que apenas les enseña a hacer frente a los muchos problemas psicológicos y de otro tipo causados por una sociedad centrada en gran medida en el dinero?

¿Por qué muchos medios de comunicación siguen dedicando tanto tiempo y espacio a informar sobre el lujo extravagante y las celebridades superficiales? ¿Por qué siguen retratando el mundo del lujo absurdo como si fuera un mundo en el que todos deberíamos intentar vivir?

¿Por qué el mundo sigue quemando combustibles fósiles cuando sabe que esto conduce al cambio climático y al agotamiento de la Naturaleza?

Esa lista sigue y sigue. Se puede resumir como: “el capitalismo es demasiado destructivo para subsistir”.

Demasiado destructivo para ser perpetuado

Muchas acciones inducidas por el capitalismo son destructivas o tienen consecuencias destructivas. El consumo de drogas por personas que no se sienten cómodas en la sociedad actual y los actos de violencia cometidos para adquirir dinero son también algunas de las consecuencias.

Así que invertir miles de millones y otros miles de millones para perpetuar tal sistema es una locura y una miopía egoísta. Estos miles de millones deberían utilizarse para introducir un nuevo sistema que ponga a las personas y a la Naturaleza en primer lugar y que no se abstenga de abordar los problemas mencionados porque los beneficios financieros serían pequeños. El nuevo sistema, llamado “sumonismo”, consideraría los beneficios que las acciones tendrían para las personas y la Naturaleza en términos de una vida mejor, más completa y saludable como los beneficios más importantes.

¿Por qué no expresar estos beneficios en un valor y establecer un presupuesto que incluya este valor? Las finanzas se verían completamente diferentes y la economía estaría mucho más equilibrada. Las consideraciones financieras ya no serían la prioridad principal.

Los políticos y los líderes tendrían que decidir invertir miles de millones en acciones constructivas que son desesperadamente necesarias para el planeta Tierra y sus habitantes. Deberían invertir en la construcción del Nuevo Mundo de la Humanidad. La solidaridad y el respeto por la gente y la Naturaleza deben ser la prioridad de la agenda.

La supervivencia de la Tierra y sus habitantes depende de ello

Todos los presidentes de todas las naciones y pueblos están en el mismo barco. Incluso los paraísos fiscales están a bordo (pueden ser capaces de proporcionar algunos miles de millones más). El barco necesita urgentemente nuevas y visionarias instrucciones de navegación para llevarlo a un puerto seguro. Puede llegar a este destino de paz a menos que falsos valores como la codicia, el egoísmo y la miopía permitan a nuestro capitán y a la tripulación navegar al puerto equivocado. Puede parecer atractivo y glamoroso en la superficie, pero el agua que contiene es ácida. Se come el casco del barco y eventualmente lo hunde.

Sólo un nuevo conjunto de instrucciones basadas en la humanidad puede salvar la nave, su capitán y la tripulación y sus pasajeros. Pero el tiempo se está consumiendo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

DANELLANDIA

Danellandia se creó el 28 de marzo de 2004, después de un grave incidente que drásticamente cambió nuestra vida.

Se basa en discusiones sobre este mundo y sus muchos problemas con personas de diferentes orígenes, países, religiones y edades.

Danellandia definió 25 valores humanos como la base de su campaña para hacer este mundo mejor y más justo en muchos campos de las actividades humanas: política, economía, medios de comunicación, relaciones personales, educación, cuidado de la Naturaleza…

Puedes ayudarnos a promover estos valores compartiendo el material de este sitio.

Conviértete en un danellandiano o amigo de la Paz promoviendo los valores humanos para impulsar la paz.

Este mundo necesita personas y líderes que pongan a la humanidad en primer lugar y no al dinero ni al poder. Personas y líderes que se unen en lugar de crear tensiones, divisiones y conflictos.

Los valores humanos fuertes son un pasaporte para un futuro sostenible.

¡El mundo de la Paz es posible!

NEWSLETTER

PRIVACY: tus datos quedan en Danellandia

CONTÁCTANOS

PRIVACY: tus datos quedan en Danellandia

© Danellandia 2021