Carta de la Paz – parte III

Respetamos a la Naturaleza como socia y aplicaremos los siguientes principios:

  • justicia: no dañamos innecesariamente a la Naturaleza y reducimos al máximo o eliminamos la contaminación causada
  • respeto por la Naturaleza: no dañamos a la Naturaleza por el dinero
  • dedicación natural: usamos cuantos productos e ingredientes naturales posibles que no dañan a la Naturaleza y reduciremos o eliminaremos los procesos o productos que dañan a la Naturaleza
  • salud: concordamos con que la salud de la Naturaleza significa salud para la gente y, por eso, promovemos procesos de producción que no dañan a la Naturaleza o a la gente
  • durabilidad: invertimos en materias primas renovables y/o en energía renovable
  • sociedad: consideramos a la Naturaleza como socia y entendemos que la necesitamos para la construcción de un futuro sostenible y sano
  • cuidado de la Naturaleza: parte de los beneficios de las empresas y de los ingresos de los países será destinada a proyectos de cuidado de la Naturaleza.

Creemos en la solidaridad internacional como medio para resolver los problemas mencionados antes:

  • materias primas: las materias primas son largamente exploradas por empresas multinacionales. Estas empresas deben pagar una suma equitativa de impuestos para invertir en el desarrollo del país donde se sitúa la exploración o para financiar el Global Peace Fund o Fondo global de la Paz. Actualmente, obtienen grandes ingresos y a menudo pagan pocos impuestos
  • energía verde: todos los países deben tomar parte en el desarrollo común de fuentes de energía verde o renovable. Deben participar en el proyecto global de energía verde financiado por el Fondo global de la Paz
  • ayuda al desarrollo: hoy, los países ricos no gastan ni un 0,7% de sus ingresos en ayudar a los países pobres. El bajo desarrollo económico y la pobreza son una de las principales razones para los problemas de la migración y otros relacionados
  • paraísos fiscales: no debe existir ningún paraíso fiscal. Ofrecen un escondrijo para los que manipulan dinero “sucio”. En un mundo justo, no debe existir lugar alguno para el dinero “sucio” y, por lo tanto, ni para los paraísos fiscales
  • promoción de los valores humanos en la política, la enseñanza y los medios de comunicación: valores humanos comunes deben promoverse en todos los sectores de la sociedad. El Fondo global de la Paz puede financiar programas a ser implementados en el mundo entero. Esto permitirá a las varias ideologías políticas a acercarse y a entenderse mejor
  • reconciliación entre las religiones: diferencias entre las religiones, a menudo, conducen a tensiones en muchas regiones del mundo. Las religiones deberían conjuntamente promover valores humanos universales y no tanto los ritos y reglas que por ser tan diferentes hacen difícil o imposible el mutuo entendimiento.

Contribuiremos al Fondo global de la Paz (o Fondo global de Humanidad):

  • este fondo financiará el desarrollo común de fuentes de energía verde y de tecnologías y/o procesos de producción que se pondrán a la disposición de todos los países
  • financiará programas de concientización de los valores humanos, inclusive la paz como siendo el respeto de los valores humanos
  • financiará el desarrollo de programas agroalimenticios para permitirles a los países producir económicamente alimentos sanos que tomen en cuenta las condiciones y las costumbres locales, y que respeten la Naturaleza (producción de alimentos en armonía con la Naturaleza)
  • financiará proyectos de cuidado de la Naturaleza tendentes a reparar los daños causados a ella en el pasado
  • otros proyectos globales serán desarrollados tendentes a mejorar la condición de salud de la Naturaleza y de la gente
  • pagaremos el 1% de los beneficios de las empresas y una parte de los ingresos del país para financiar el fondo.

DANELLANDIA

Danellandia se creó el 28 de marzo de 2004, después de un grave incidente que drásticamente cambió nuestra vida.

Se basa en discusiones sobre este mundo y sus muchos problemas con personas de diferentes orígenes, países, religiones y edades.

Danellandia definió 25 valores humanos como la base de su campaña para hacer este mundo mejor y más justo en muchos campos de las actividades humanas: política, economía, medios de comunicación, relaciones personales, educación, cuidado de la Naturaleza…

Puedes ayudarnos a promover estos valores compartiendo el material de este sitio.

Conviértete en un danellandiano o amigo de la Paz promoviendo los valores humanos para impulsar la paz.

Este mundo necesita personas y líderes que pongan a la humanidad en primer lugar y no al dinero ni al poder. Personas y líderes que se unen en lugar de crear tensiones, divisiones y conflictos.

Los valores humanos fuertes son un pasaporte para un futuro sostenible.

¡El mundo de la Paz es posible!

NEWSLETTER

PRIVACIDAD: tus datos se quedan en Danellandia

CONTÁCTANOS

PRIVACIDAD: tus datos se quedan en Danellandia

© Danellandia 2020