Ancla humana y Pedro

Únete a nosotros en esta campaña por la paz y la humanidad.

Conviértete en un Socio de la Paz y en un socio o amigo de Danellandia.

Haz que el fortalecimiento de los valores humanos también forme parte de tu vida.

Ancla humana

Los valores humanos son como una ancla de la vida a que nos podemos agarrar. Cualquiera que sea la tempestad que tenemos que soportar.

Los valores humanos son como una baliza para los capitanes de nuestros navíos: nuestros países, nuestras empresas y nuestras religiones.

Una baliza a la que se dirigir: el bien común de la Humanidad en un mundo de paz.

Un mundo sin guerra significaría un mundo con enormes recursos para invertir en proyectos de que precisamos urgentemente como la energía verde (lo debemos a la Naturaleza), la reducción de la pobreza (lo debemos a la Humanidad) y la educación de nuestros hijos (dándoles una ancla y/o una baliza en la vida).

En nuestros mensajes y cartas que mandamos a amigos y otros contactos, Danellandia quiere promover estos valores. Al igual que a dos foros de paz. Ayúdanos a promoverlos.

Para la sonrisa de un niño feliz dondequiera que esté. Para la sonrisa de un mundo feliz para siempre”

Buenos días:

Esperamos le haya gustado este pensamiento. Esperamos que le guste Danellandia también. Estamos lanzando pensamientos y cartas como parte de una campaña de paz y de felicidad.

Muchas veces en mi vida me llamaron de Padre. ¿Y sabes porqué?

Cuando jóven era el mayor de doce sobrinos y sobrinas. Tuve una juventud estupenda y era yo como el gran hermano de ellos (un verdadero gran hermano y no la caricatura de la tele). Les gustaba estar conmigo para jugar, para charlar un rato o para cuando necesitaban de algún consejo o para ayudarles con los quehaceres de escuela.

Más tarde en la vida, mucha gente confiaba en mí. Dicen que sé escuchar bien y que tengo la voz consolante. Llegué a defender a personas a las que no se trataba bien o de manera injusta. SOn gratas hasta hoy.

Muchas veces, la gente habla conmigo sobre cosas bien personales. También los amigos que encontré en internet de muchos países diferentes o de culturas y religiones diferentes. Hasta me hablan de cosas como Dios y de la felicidad. O sea cosas generalmente reservadas.

Llegamos a la conclusión de que tenemos mucha cosa en común.

Para ilustrar como las personas me tratan, te dejo leer uno de los muchos emails que intercambié con un amigo musulmán (cambié el nombre).

Estimado Mehmet,

Espero que todo vaya bien contigo. Me pediste describirte en una sola palabra.

Una palabra es bien poco. Pero si tengo que escoger una, sería: FASCINANTE.

Probablemente no lo entenderás el porqué directamente. Pero piensa en todo lo que hemos hablado en nuestros emails. Tómate una pausa. Piensa y entenderás porque escogí esta palabra.

Sí, Mehmet, abriste otro mundo para mí. El mundo de un musulmán. Nunca había yo hablado con un musulmán sobre la religión. Fuiste el primero. Y hablar sobre la religión no es cosa fácil para la gran mayoría de la gente.

Me hablaste sobre Maomé y el Corán. Hice muchas preguntas. Eso sí. No siempre conseguiste contestar, pero te esforzaste. Consultamos a un imán. Las respuestas no vinieron nunca. Tal vez las preguntas fueron demasiado difíciles. Ocurre con preguntas que tengo sobre otras religiones también.

Aprendí igualmente cosas sobre tu vida, tu familia y tus estudios. Me pareces ser un tipo simpático (la segunda descripción).

Me dije: Mehmet podría ser mi vecino. Y no tendría yo problemas con el hecho de ser musulmán. No somos tan diferentes. A los dos nos gusta disfrutar de la vida. Nos gustan nuestra familia y nuestros amigos. Nos gusta viajar y queremos paz para todo el mundo.

No puedo entender porqué haya tantos conflictos en el mundo. Muchas veces se deben a que se desconocen los unos a los otros o a que tienen ideas erróneas los unos sobre los otros. Diría yo que los prejuicios son los peores enemigos.

Por ello, esperemos que dentro de poco el mundo se rinda cuenta de eso.

A una escala pequeña, estoy planeando hacer algo. Te explicaré en el futuro.

Te deseo todo lo mejor y espero que Dios o Alá traiga paz a este lugar maravilloso que es la Tierra. Para qué ir a la descubierta de otros planetas cuando queda aún tanta cosa por descubrir acá? Sí, tenemos que remediar primero la miseria y el desorden que creamos acá.

Un abrazo de Pedro.

 

DANELLANDIA

Danellandia se creó el 28 de marzo de 2004, después de un grave incidente que drásticamente cambió nuestra vida.

Se basa en discusiones sobre este mundo y sus muchos problemas con personas de diferentes orígenes, países, religiones y edades.

Danellandia definió 25 valores humanos como la base de su campaña para hacer este mundo mejor y más justo en muchos campos de las actividades humanas: política, economía, medios de comunicación, relaciones personales, educación, cuidado de la Naturaleza…

Puedes ayudarnos a promover estos valores compartiendo el material de este sitio.

Conviértete en un danellandiano o amigo de la Paz promoviendo los valores humanos para impulsar la paz.

Este mundo necesita personas y líderes que pongan a la humanidad en primer lugar y no al dinero ni al poder. Personas y líderes que se unen en lugar de crear tensiones, divisiones y conflictos.

Los valores humanos fuertes son un pasaporte para un futuro sostenible.

¡El mundo de la Paz es posible!

NEWSLETTER

PRIVACIDAD: tus datos se quedan en Danellandia

CONTÁCTANOS

PRIVACIDAD: tus datos se quedan en Danellandia

© Danellandia 2019